Indignante

Publicado: 17 octubre 2008 en Texto
Etiquetas:, , , , ,

Algo que me indigna mucho y con lo que no puedo es con la actitud de la Iglesia en muchos casos. Recientemente, si no lo sabeis lo digo, ha nacido en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla un niño llamado Javier. Hasta aquí todo normal, pues al dia nacen varios niñ@s. Pero lo curioso de este caso es que éste niño es el primero en España en nacer libre de una enfermedad genética hereditaria llamada beta-Talasemia major (una anemia congénita severa), enfermedad que sufre su hermano Andrés de 6 años.

Claramente para que Javier haya nacido sano, han tenido que hacer unas modificaciones genéticas y la selección de un embrión sano. Y ésto es lo que ha puesto en pie a la susodicha Iglesia, que ya nos tiene acostumbrados a esto. Y aquí llega el “dilema”. Según la Iglesia, el hecho de haber modificado genéticamente un embrión y selecionar uno sano, es un acto de asesinato sobre el embrión infectado. Dicho de otra manera, “El nacimiento de una persona humana ha venido acompañada de la destrucción de otras, sus propios hermanos, a los que se les ha privado del derecho fundamental a la vida”

Y yo me pregunto: ¿Qué es lo que pretenden? ¿¡Que se conciba un ser humano que se sabe que va a nacer con una enfermedad hereditaria y que su calidad de vida va a estar por debajo de cualquier persona sana, pudiendo solucionar todo eso!? Cada vez son más los avances de la ciencia, y cada vez más esperanzadores en cuanto a salud se refiere. Pero la Iglesia, con su don de “preservar al ser humano como tal” no parece estar de acuerdo en esto.

En palabras que Benedicto XVI en un discurso este jueves en Roma, dijo que la fe “no teme al progreso de la ciencia y los desarrollos a los que conducen sus conquistas, cuando tiene como fin el hombre y su bienestar y el progreso de la humanidad”. Recalco lo de bienestar…

Bueno…seguramente si el niño tuviese la enfermedad sería por la gracia de Dios, porque Él lo ha querido así, y cuando muera será porque el Señor ha querido tenerlo a su lado, etc. Lo cierto es que muchas veces no se saben reconocer los avances y parece que algunos prefieren criticar y no abrirse a las novedades que brinda la ciencia, porque un señor dijo hace 2.000 años lo que estaba bien y lo que estaba mal.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.